Los orígenes de la población de Casas de Lázaro, se remontan a la época árabe, según la cual existía una alquería de nombre Qas-Al Qasar, conquistada por los cristianos tras la batalla de las Navas de Tolosa.

 

Casas de Lázaro o Casa Lázaro, hasta el siglo XIX fue una aldea de la ciudad de Alcaraz. Al independizarse de ésta, obtuvo las aldeas de El Cucharal, El Berro, Montemayor y Navalengua, situada esta última en las inmediaciones del cerro Isabela, con sus 1.355 msnm. Pero fue Alcaraz la que ha resumido todos los grandes acontecimientos del pasado de la villa de Casas de Lázaro.

 

El mayor propietario de dicha población era el Marqués de Valdeguerrero, que en el Censo de Floridabanca contaba con 38.009 ha repartidas en 6 parcelas. Contaba también con propiedades en en Casa Pablo, Tobablanco y las dos Alamedas, así como el molino en Montemayor.

 

A la hora de elaborar unas armas distintivas de Casas de Lázaro se han de tener en cuenta dos elementos: la dependencia secular de esta población a la ciudad de Alcaraz como aldea, que viene representado en su escudo por dos llaves de plata puestas en sotuer y unidas por una cadena de eslabones de sable; y por otra parte, la importante industria artesanal de los telares y los tejidos tradicionales, que está representada por una lanzadera de azuz de forma horizontal.

 

Uno de los elementos más característicos de la población de Casas de Lázaro han sido históricamente sus telares. Hasta mediados del siglo XX era una actividad económica de gran pujanza, vendiéndose en su mayoría en Hellín y Albacete. En la actualidad, tal actividad artesanal se conserva por la familia Rosa, que continúan la tradición que empezó en el siglo XIX José Antonio Rosa.

 

Una tradición que se remonta al siglo XIV, dado que en el escudo oficial de Casas de Lázaro, que data de ese período, ya aparece una lanzadera, uno de los utensilios que se utilizan en el telar.